¿Lápiz o Teclado?

Tomar notas ha sido para mi siempre un desafío. No logro guardar por mucho tiempos los cuadernos y los pocos que sobreviven a mi despiste, tienen poco orden y coherencia. Con el crecimiento de herramientas digitales había optado por Evernote, que es una verdadera maravilla. Pero aún así, no me considero, ni de cerca, un buen “anotador”.

Así estoy, atrapado entre el lápiz y el teclado.

Hace poco, en una acción que está más cerca del capricho que de la lógica, me compré Pencil, de la gente de Fifty Three. Mi idea era tener una suerte de combinación entre los dos mundos: poder tomar notas escritas a mano en un aparato digital

No sé si ahora sea un gran tomador de notas, pero he mejorado mucho y, lo mejor, me he disciplinado.

Toda esta perorata aparentemente sin sentido viene a colación porque, revisando el magnífico blog de Austin Kleon, di con una charla breve del periodista Clive Thomson cuyo título era “The Pencil and the Keyboard: How The Way You Write Changes the Way You Think”, en la que este periodista canadiense se pregunta cuál de los dos métodos de escritura es mejor.  Su argumento es sencillo: la efectividad del lápiz y la del teclado varía en función de los objetivos que se tengan. Concretamente, Thompson dice que cuando el propósito es anotar lo que se está escuchando, lo mejor es el papel. Mientras que cuando lo que se desea es generar contenido para terceros, lo mejor es el teclado. La razón parece estar en que, cuando escribimos a mano, estamos obligados a ir haciendo síntesis, a extraer de lo escuchado aquello que es esencial. Esto se debe, obviamente, a que escribir a mano es un proceso complejo que toma tiempo. Más tiempo, al menos, que el que le toma a una persona hablar. Con el teclado ocurre lo contrario. Después de muchos años usando computadoras, casi todos estamos familiarizado con éstas y podemos escribir a grandes velocidades. Esa escritura veloz es, de algún modo, irreflexiva. Se logra apuntar casi todo lo que se escucha (si eres bueno tecleando), pero se piensa poco. En síntesis, si lo que se quiere es tomar notas, un lápiz y un papel parecen ser las mejores herramientas.

Ahora bien, cuando el objetivo es crear contenido para otros, el teclado gana. Y la razón, curiosamente, es la misma. Cuando se está inmerso en un proceso creativo, se tienen muchas ideas, una detrás de la otra, y lo conveniente es poder exteriorizar la mayoría de ellas y apuntarlas en algún lado. En esos casos, cuando se entra en una suerte de “flow“, la persona que escribe más rápido suele tener mejores resultados. Son procesos en los que importa más el volumen de contenido que la calidad. Luego, evidentemente, viene un proceso de corrección y de edición, pero lo importante es que ya las ideas están fuera de la cabeza. No se puede editar y modificar algo que no se “aterrizó” o no se materializó. Puede uno terminar, como bien lo indica Thompson en su charla, como el pobre Samuel Taylor Coleridge y su poema (paréntesis nerd: el texto de Jorge Luis Borges sobre ese poema no tiene desperdicio. Si no lo conoces, deja ya este aburrido post y corre a leerlo)

Jamás lo había visto así, pero la idea de que la tecnología que usamos modifica la forma en la que pensamos – y no simplemente lo que hacemos – me parece fascinante. ¿Cuántas herramientas más no estarán afectando la forma en la pensamos de un problema sin que nos hayamos dado cuenta aún? Es una bonita pregunta que seguramente tendrá respuesta en el libro del mismo Thompson titulado Smarter Than You Think: How Technology Is Changing Our Minds for the Better

Por lo pronto, ya saben: Para notas, el lapiz; para crear, el teclado.

Acá les dejo la charla, para que la vean completa.

2 Comments

  1. Cristina Vargas-Irwinsays:

    Excelente posting. Estaba por sentarme a trabajar en un paper, y te voy a tomar consejo: será en el teclado. Un abrazo y felicitaciones por el blog, que está genial.

    • ¡Profe! ¡Qué gusto tenerla por acá! Ayer justo hablaba de ti y de la época de la tesis!! ¿Cómo están tus cosas? ¿En dónde estás? ¡¡Te mando un abrazo inmenso, con el cariño de siempre!!

Deja un comentario