El error tipo II de la era digital

En 1876, Sir William Preece, para la fecha “Chief Engineer of the British Post Office” dijo, al ser consultado sobre la nueva tecnología de comunicación (el Teléfono) desarrollada en América , lo siguiente:

“The Americans have need of the telephone, but we do not. We have plenty of messenger boys.”

Visto a 133 años de distancia, es imposible no sonreír ante la aparente ingenuidad del que era para ese entonces lo que podría entenderse como la máxima autoridad en “telecomunicaciones” de la nación Inglesa. Hoy, cada vez que toco el tema del Social Media, no dejo de recibir respuestas análogas. Me dicen cosas como: “No, eso no es con nosotros. Eso es en EEUU, que están avanzados. Lo nuestro sigue siendo la TV”. o “Falta mucho para que lleguemos allí. Acá (latinoamérica) nadie piensa en Internet”. Es ahí cuando recuerdo las clases del admirado y querido Profesor Gustavo Peña y me  viene a la mente la definición del Error Tipo II, que si mi memoria no me traiciona, consiste en asumir que no existen diferencias cuando en realidad si las hay (perdone Profesor la sobre simplicidad y las muchas omisiones teóricas), o dicho en términos estadísticos, aceptar la hipótesis nula cuando ha debido ser rechazada. Todas estas disquisiciones vienen a cuento porque cada segundo que pasa me convenzo más de que están, casi todos los trabajan en áreas relativas a la comunicación, cometiendo una suerte de error tipo II cuando asumen que los tiempos de hoy son similares a los de ayer (siendo ayer apenas un puñado de años) y no ven las evidentes “diferencias significativas” tanto en tecnología como en comunicación y sociedad. O puesto más simplemente, estamos poniendo la misma torta que puso Sir William Preece hace 133 años. Y lo grave de todo esto, es que no sé si podemos darnos ese lujo en una época en la que los cambios tecnológicos que en el siglo XX tomaron 50 años en ocurrir, hoy ocurren en apenas 5. Creo que es hora de que nos sentemos a ver este fenómeno con claridad y asumamos de una buena vez que el cambio ya ocurrió y que a lo sumo en un par de años, los que no sepamos montarnos en este tren rápido, quedaremos tristemente relegados en nuestros diversos negocios.

Cierro esta quizá torpe disertación con un fragmento tomado del libro “Grown Up Digital” de Don Tapscott que creo puede contribuir al debate.

Lo que sigue es una descripción de un día típico de una de las personas que participó en el estudio que Tapscott hiciera para nutrir su libro. Se trata de una muchacha de 24 años que vive en Toronto.

  • 10:00 a.m: Me despierto, me baño, me cambio y desayuno. Estoy tan feliz de tener mi propio horario, porque las 10 de la mañana es lo más temprano que cualquiera debiera levantarse. ¡Prefiero mucho más la noche!
  • 10:30 a.m: Enciendo mi MacBook. Sandy (http://www.iwantsandy.com) es mi asistente virtual quien maneja mi citas y compromisos diarios. Me manda un resumen de lo que he planeado cada día, así como también recordatorios. Uso Google Blog Reader para chequear lo que ocurre en la blogósfera (leo más de 55 blogs cada semana) y uso Google News noticias en función de mis intereses y relativos a algunos de los proyectos en los que estoy trabajando. Estoy suscrita a feeds RSS customizados para recibir las noticias que son realmente importantes para mi.
  • 11:00 a.m: Empiezo a trabajar en proyectos para mis clientes. Me “loggeo” al Wiki privado de uno de mis clientes para ver qué cambios pudieron haberse dado en la noche (el cliente está en un huso horario distinto). Hago algunas cambios y doy mis opiniones. Agrego nuevos deadlines a los proyectos. Uso Google Notebook para agarrar de diferentes proyectos de investigación. Uso messenger con mis amigos mientras chequeo algunos videos cómicos en YouTube.
  • 12:00: Hablo por Skype con mi hermana (está en Londres). Pasamos un rato juntas por video conferencia mientras ambas trabajamos. La veo preparar su fabuloso sandwhich de pollo rostizado. ¡Es mi propio canal de cocina online!
  • 1:30 p.m: Uso Skype para llamar al teléfono de mis abuelos en Siria. ¡Es tan barato! Hablo con mi tío en Dubai vía video conferencia y le prometo subir más fotos familiares a nuestro sitio web.
  • 2:00 p.m: Me voy al gimnasio. Grabo en mi iPod los últimos podcast y, usualmente, uno o dos episodios de Collbert Report / Daily Show para entretenerme en el orbitreck.
  • 3:00 p.m: Voy a la casa otra vez. Recibo un mensaje de texto de mi hermana mayor, recordándome que la cena de cumpleaños de Mamá es el sábado. Le escribo un mail a Sandy desde mi Blackberry y ella lo añade inmediatamente a mi Google Calendar, que se sincroniza directamente con mi BB. Uso el mensaje de voz del BB para recordarle a mi novio que no deje escoger una película. Le pido a Sandy que le mande una liste de las películas que más nos gusta y que taggeamos en internet.
  • 3:30 p.m: Reunión con cliente. Voy a sus oficinas. Uso el GPS del BB porque es en una zona que no conozco de la ciudad. Chateo con amigos usando el messenger del BB
  • 5:00 p.m: De regreso a mi escritorio. Veo que mis amigos han cuadrado una película esta noche a través de nuestros eventos compartidos en Google Calendars. Veo el trailer en internet y chequeo los reviews que le han hecho enhttp://www.rottentomatoes.com. Se ve bien. Mientras trabajo, escucho música en iTunes o a través del sitiohttp://www.iseeqpod.com que transmite en vivo música. Mi Padre me llama por Skype, está al norte de la ciudad. Hablamos por video chat y hacemos planes para vernos el fin de semana. Se suscribe a uno de los feeds de mi cuenta en Google Calendars para saber cuándo estoy libre.
  • 6:00 p.m: Ceno. Uso http://www.cookthink.com para encontrar una receta que cuadre con los ingredientes que tengo en la nevera y también cuadre con mi humor. ¡Yummy, Stuffed Peppers! Uso iMovie y hago un clip para mandárselo a mi hermana.
  • 7:00 p.m: Diligencias digitales. Pago recibos, compro el regalo de Mamá en Amazon, reviso Facebook. Recibo un mensaje de texto de mi hermana con fotos. ¿debería comprar el vestido rojo o el azul? Reviso la foto y le digo que mejor el rojo, me gusta más el color y le queda mejor.
  • 8:00 p.m – 10:00 p.m: Me relajo. Veo a Oprah que programé para grabar con mi DVR más temprano. Me encanta adelantar los comerciales. Veo algo de TV en mi computadora a través de joost (también podría ser hulu). Discuto los últimos episodios en un forum. Me encanta saber que no soy la única que no termina de entender el misterio de esta temporada.
  • 10:00 p.m – 1:30 a.m: Termino trabajo para los clientes.
  • 2:00 a.m: Juego un rato XBox en vivo con algunos amigos.
  • 2:30 a.m: Actualizo mi sitio en http://www.shelfari.com con el último libro que he leído. Le doy un puntaje y lo discuto con otras personas que también lo han leído. Comparo lo que mis amigos han leído o planean leer y compro algunos de sus favoritos por Amazon.
  • 2:45 a.m. Reviso mi  “Daily Digest”  enviado por Sandy con las reuniones de mañana y los To Do´s. Jerarquizo las reuniones y me prepara para dormir.

Mi pregunta es: ¿es una agenda así muy extravagante? ¿Está muy lejos de ocurrir? Yo creo que no y me encantaría estar preparado. Hasta el próximo post, que espero no esté muy lejos.


6 Comments

  1. Como sabrás, escucho esa aseveración al menos una vez a la semana.

    Conozco varias personas que viven en América Latina que podrían ser como esa muchacha. La única diferencia (y la principal razón de por qué no son como ella) es que no son tan organizados.

    Quizás falte poco, como dices. Pero en países donde la penetración celular se acerca –o sobrepasa– el 100%, la “vida digital” deja de ser un sueño para convertirse en un problema de rollout, o implementación.

  2. ramirocasosays:

    Así es mi pana. El problema, como lo veo yo al menos desde la industria publicitaria, es que estos cambios sacuden estructuras viejísimas e intereses económicos de gente pesada. No es fácil pregonar sobre lo importante de la era digital y después salir a cobrar sobre comisiones en TV. El otro día escuché decir a un alto gerente de la industria publicitaria “nosotros todavía no sabemos cómo hacer dinero en internet”. Creo que tiene razón y allí, al menos desde este lado de la acera, es que está una de las principales barreras.
    Claro, eso y una acumulación importante de prejuicios y concepciones erradas. Digamos que, como en todo, siempre habrá más relegados que avanzados.
    Abrazos pana y gracias por comentar.

  3. El post tiene muchas lecturas…
    y de paso he tenido que relacionarlas con otras ideas que no sé si vienen al caso. Pero mientras leía tu post la mente iba conectando con otros temas (Sufro de ese defecto…conexiones automáticas mentales)

    1. Hace par de días el ministro de comunicaciones (¿fue ese?) dijo que el 77% de los venezolanos tenía acceso a internet. O utilizaban internet.

    Cuando leí esa información solté una carcajada.

    2. Bueno, la agenda que has puesto, me lleva a concluir que terminaremos adorando nuestra propia esclavitud tecnológica.

    3. La tecnología utilizada por los venezolanos de forma banal es sencillamente un mero opiáceo.
    Es decir, digamos con los blogs. ¿Cuántos hay en Venezuela y qué uso tienen?

    Ayer hubo una campaña mundial de activismo electrónico en favor de Cuba… del pueblo cubano se entiende. Miles de blogs mundiales participaron. Y los de Venezuela, a excepción de unos poco…¡ni se enteraron!

    Es como el estudiante, o algunos, que se compran un CELULAR DE 1 millón de bolivares y lo que hacen es meterle 1 gyga de Reggaetón…

    En fin…..saludos.
    Buen planteamiento de todas maneras. Polémico.

  4. ramirocasosays:

    Enigma, mil gracias por tu comentario. Como bien dices, a uno se le disparan muchas cosas cuando se sienta a pensar en estos temas. Responderé uno a uno tus puntos
    1) no sé si es 77% (lo dudo) pero tampoco creo que sea 15%. Además, y esto lo dice gente como Datanálisis, una buena proporción de los estratos más bajos usan internet en cyber, lo que no sé si se mide cuando hablan de penetración de banda ancha y otras figuras de uso de internet
    2) Yo creo que la tecnología, bien usada, libera. El que se esclaviza con la tecnología tiene un problema que no depende de la tecnología, de la misma manera que aquél que se esclaviza con el trabajo, por ejemplo. Es prudente quitarle a la tecnología esos estigmas del pasado sobre alienación. Sobretodo a las nuevas tecnologías cuya base es fundamentalmente social.
    3) Puede ser. Igual, es bueno que se promueva su uso y se democratice el acceso. No tengo idea de cuántos blogs hay en Venezuela, pero lo cierto es que hay muchos muy valiosos. De cualquier manera, el blog, cualquiera sea su naturaleza, es importante porque le da poder de expresión a quienes antes no lo teníamos. Esta mini discusión es un ejemplo de ello, y por muy minúsculo que sea, su valor es tremendo. Clay Shirky y su libro “here comes everybody” profundiza mucho sobre el valor que este tipo de herramientas tienen.
    Sobre lo de Cuba y su campaña en favor del libre acceso a internet, creo que hubo muchos blogs Venezolanos que se hicieron eco de eso. El mismo ejemplo cubano es buen ejemplo del valor que la tecnología tiene. Para muestra, Yoani Sánchez.
    Para sintetizar, creo que el punto no es si le pones o no “reggaetón” a tu “celular”. El punto es que ahora puedes y antes no. Y eso, nos guste o no el reggeatón y lo que significa, es tremendamente trascendental. Un fuerte abrazo y gracias nuevamente.

  5. m@rissays:

    Hola! Lei el post y no pude dejar de comentarlo. Trabajo en una empresa de Telecomunicaciones en Venezuela, la cual no viene al caso mencionar, y día a día sufro cuando escucho afirmaciones entre los que allí trabajamos, que como bien comenta Ramiro, se proyectan como la que 133 años atrás pudo haber hecho Sir William Preece.
    Es inevitable que, viendo en mis clases de posgrado, donde la mayoría de los profesores están super actualizados y animados a transmitirnos todo lo que trae la era digital, me sienta frustrada al ver que en Venezuela aún estemos a una larga distancia de utilizar y aprovecharnos realmente de las bondades de la tecnología. Sin embargo, coincido con Ramiro, a pesar de la brecha que hay entre el uso que se le da a la tecnología en USA y Europa, por ejemplo, en Venezuela mas que una resistencia hay desconocimiento y basta con educar a la sociedad acerca de los beneficios que tienen herramientas como twiteer, fliker, skype, google calendar, para que hagan uso a la brevedad de las mismas y las conviertan parte de su día. No es casualidad que Venezuela sea uno de los países con la mayor cantidad de Blackberry y sobretodo que nos sorprenda en manos de quien estan ( es imposible identificar el target, lo que pensamos que seria un teléfono para ejecutivos, hoy en día está en manos de niños, jovenes universitarios, adultos y no ya tan adultos..), éso algo nos dice, que el venezolano es snobista y está dispuesto a hacer uso de lo que venga!
    Con esto, a los que eventualmente sienten frustración como yo en cuanto a lo lejos que podemos estar de lo que hoy en el mundo está en voga, los invito a que enseñemos, hablemos, conversemos sobre todo lo que conocemos que nos simplifica la vida y nos mantiene cerca de los que más queremos.

    • ramirocasosays:

      M@ris, primero que nada, disculpa lo tarde la respuesta. Por alguna razón, no vi tu mensaje posteado.
      Creo que lo dices es tan claro que no merece agregarle nada más, salvo quizá resaltar tu comentario sobre como la tecnología puede estar en manos de quienes uno menos piensa. Es totalmente así. Hay que desmitificar el tema de la tecnología, pero sobretodo, hay que entender el efecto que la misma tiene sobre nuestra conducta. De ningún otro modo podremos aprovechar las inmensas oportunidades que nos abre.
      Saludos, disculpa nuevamente la demora y gracias por el post.
      RC.

Deja un comentario