El verdadero jugador #12

Lo que sigue es un ejemplo tomado del maravilloso documental US NOW, de modo que intentaré ser breve con el objetivo de invitarlos a que lo vean.

En Inglaterra, cuna del Fútbol, existe un equipo sui generis llamado Ebbsfleet United. Juega en lo que, creo, puede entenderse como una 5ta división del fútbol británico (es decir, para jugar en la Premier League deben todavía ascender 4 escalones) y tiene más de 50 años de existencia.

En Enero del 2008, la mayoría accionaria del equipo fue adquirida por una “web-based venture” denominada Myfootballclub, convirtiendo a Ebbsfleet United en el “primer equipo del planeta en ser dirigido completamente por una comunidad online”.

Desde entonces, sus casi 30.000 hinchas (cifra en lo absoluto despreciable para un equipo de esas dimensiones) tienen voz y voto en las acciones del club, desde el equipo titular en cada fecha o el precio de los boletos para los partidos de local, hasta las transferencias de jugadores entre una temporada y otra. ¿Qué tienen que hacer para unirse a la comunidad? Pagar 35 Libras al año, cifra que se me ocurre baja para explotar el verdadero deseo del hincha: ser un claro partícipe en el funcionamiento del club de tus amores. Así, tal como lo define uno de los gerentes del equipo, “el éxito del club está en darle a los hinchas todo el protagonismo posible”.

La idea es fantástica por donde se la mire. Sin duda, se trata de un experimento más de lo que actualmente se denomina “crowdsourcing” (Wikipedia sigue siendo el poster child). El modelo de Ebbfleet Ut consiste en ceder control y reconocer a sus “consumidores” por el poder que hoy tienen, nutriéndose de la “sabiduría de las masas”. Se trata también de lo que Lessig denomina “economía híbrida”, pues los hinchas contribuyen no solo su tiempo sino también su dinero, a cambio de una dosis de protagonismo, dándole al equipo una novedosa forma de financiamiento que genera, además, una enorme “lealtad de marca”.

Ejemplos como este dejan abiertas varias inquietudes. ¿Podría reproducirse un modelo similar con instuticiones gubernamentales? ¿Podría una alcaldía, por ejemplo, administrar sus recursos en función de directrices que miles de personas den desde sus hogares? ¿Es este modelo replicable en una empresa, por ejemplo, cediendo el control de una marca?

No lo sé.

Lo que si es cierto es que la tecnología hace posible la activa participación de las personas en tareas o empresas que antes les eran casi totalmente ajenas. Necesitamos, más que nunca, explorar el maravilloso mundo de la participación masiva, porque si no lo hacemos, otros lo harán y nos quedaremos, como dicen los Ticos, “detrás del palo”.

Post Scriptum

Haciendo el “research” para el post, topé con el siguiente video de unos 9 minutos de duración en el que la BBC reporta el novedoso modelo. Vale la pena echarle un ojo.

1 Comments

  1. Hola Ramiro,

    Un cordial Saludo y felicitaciones por tu blog, tengo tiempo leyendote pero nunca me había sentado a comentar algo. Creo que es necesario que sepas de mi.

    Me llamo Marcos Chuvinsky y soy un escritor freelancer que escribo de mercadeo y publicidad en varios blogs y quería saber si te interesan mis servisios. Luis Maturén me refirió contigo.

    Favor Contáctame si te interesa.

Deja un comentario