The Networked information Economy – Yochai Benkler

  

Yochai Benkler, originally uploaded by Gartner Web Innovation Summit.

 

Estoy leyendo un libro fabuloso (el mejor hasta ahora de los que he leído, seguido por Here Comes Everybody de Clay Shirky) de Yochai Benkler titulado “The Weath of Networks”. Allí, este brillante abogado y profesor de Harvard se dedica a explicar y analizar los cambios que se están dando en nuestro mundo a raíz del surgimiento de nuevas y más poderosas herramientas de comunicación. Quiero compartir con uds un par de citas de lo que llevo leído del libro para despertar su interés y llevarlos a leer también el documento, el cual por cierto puede bajarse gratuitamente de su sitio web ya que está bajo licencia Creative Commons (Lessig, ¡gracias!).
Benkler afirma que hemos pasado de vivir en un mundo caracterizado por tener “Industrial Information Economies” a un mundo definido por “Networked Information Economies”. En el primer caso, los medios de producción y distribución de información estaban o bien sostenidos por capital privado o por los estados. En palabras de Benkler,

In the industrial economy in general, and the industrial information economy as well, most opportunities to make things that were valuable and important to many people were constrained by the physical capital requirements of making them.

Es decir, la decisión sobre qué se producía, en el sentido amplio del término (ideas, productos, comunicación, conocimiento, etc) estaba en poder de aquellos con la capacidad económica, privada o estatal, para su desarrollo. En el segundo caso, que podríamos traducir como “economías de redes de información”, el costo de producción y distribución de ideas se distribuye en un inmenso número de personas (cualquiera con acceso a un computador y conexión a Internet, por ejemplo) poniendo en las manos de los usuarios comunes y corrientes el poder que antes era de un pequeño grupo de personas o instituciones.

El libro de Benkler se pasea por una serie de consecuencias que este cambio supone, entre ellas las implicaciones, por ejemplo, para la democracia y para los mercados. Hace, sin embargo, un importante análisis sobre el impacto que toda este revolución tiene sobre el individuo. Dice Yochai acerca de las implicaciones sobre el individuo.

First, individuals can do more for themselves independently of the permission or cooperation of others. They can create their own expressions, and they can seek out the information they need, with substantially less dependence on the commercial mass media of the twentieth century. Second, and no less importantly, individuals can do more in loose affiliation with others, rather than requiring stable, long-term relations, like coworker relations or participation in formal organizations, to underwrite effective cooperation. Very few individuals living in the industrial information economy could, in any realistic sense, decide to build a new Library of Alexandria of global reach, or to start an encyclopedia. As collaboration among far-flung individuals becomes more common, the idea of doing things that require cooperation with others becomes much more attainable, and the range of projects individuals can choose as their own therefore qualitatively increases. The very fluidity and low commitment required of any given cooperative relationship increases the range and diversity of cooperative relations people can enter, and therefore of collaborative projects they can conceive of as open to them.

The second major implication of the networked information economy is the shift it enables from the mass-mediated public sphere to a networked public sphere. This shift is also based on the increasing freedom individuals enjoy to participate in creating information and knowledge, and the possibilities it presents for a new public sphere to emerge alongside the commercial, mass-media markets.

Esta independencia a la que hace referencia claramente Benkler, ¿cómo nos afecta a los que hacemos publicidad y mercadeo? ¿Qué tan lejos estamos en Latino América de esas “economías de redes de información”? Yo creo que en muchísimo menos tiempo del que pensamos, llegaremos a ser un continente conectado y comunicado, con consumidores poderosos , que tomaran decisiones “with substantially less dependence on the commercial mass media of the twentieth century”.

Nota final. Benkler afirma, con razón, que este importante cambio de paradigma choca contra intereses claramente definidos, por lo que es evidente que en algunos lugares más que en otros, la resistencia al cambio será feroz. Igual, en mi opinión el cambio es indetenible, justamente porque no depende de la decisión de grandes empresas o estados, sino de la gente que ahora tiene en sus casas u oficinas importantes instrumentos de generación de contenido y de construcción de redes sociales. Importa analizar cuánto de la resistencia al cambio se deberá a ignorancia y cuánto a la protección de viejas formas de entender “la economía de la información”.

Seguiremos hablando de esto.

2 Comments

  1. shuliettasays:

    Super interesante. Voy directo a bajarme el libro.

  2. ramirocasosays:

    Bájelo, no tiene desperdicio.
    Gracias por comentar.

Deja un comentario